Skip to main content

Full text of "Los timplaos : zarzuela en un acto, dividido en cuatro cuadros"

See other formats


10702 





2^b"- 






>4 ~ 



u+ 



í J : 

/ 



<^^¿^^^ C¿^- 



IvOS TIMFM^iVCKS 



Esta obra es propiedad de sus autores y nadie po- 
drá, sin su permiso, reimprimirla ni representarla 
en España ni en los paises con los cuales so hayan 
celebrado ó se celebren en adelante tratados interna- 
cionales de propiedad literaria. 

Los autores se reservan el derecho de traducción. 

Los comisionados y representantes de la Sociedad 
de Autores Españoles son los encargados exclusivamente 
de conceder ó negar el permiso de representación y 
del cobro de los derechos de propiedad. 

Queda hecho el depósito que marca la ley. 



LOS TIMPLAOS 



ZARZUELA EN UN ACTO 



DIVIDIDO EN CUATRO CUADROS 



original, en prosa y verso, de 



EUSEB10 BLASCO y CARLOS FERNANDEZ SHAW 



música del maestro 



GERÓNIMO GIMÉNEZ 



Estrenada en el TEATKO DE LA ZARZUELA la noche 
del 29 de Noviembre de 1901 



-*■ 



MADRID 

8. TELASCO, IMP., MARQUÉS DE SANTA AHA, 11 DI P.* 

Teléfono número 551 

1901 



*Digitized by the Internet Archive 

in 2010 with funding-from 

University of North Carolina at Chapel Hill 



http://www.archive.org/details/lostimplaoszarzuOOgim 



di JBopez Silva 

DIRECTOR ARTÍSTICO DEL TEATRO BE LA ZARZUELA 

eH^ teáfimóuio ae- Siuecia amistad 
u de fi>ió4u.uaa dialiiud. 



O/. 



LPat/có Qseinánaex Qsna 



me*. 



12-12-901. 



CARTA ABIERTA 



Nuestro querido amigo: Necesitamos reiterarle una 
vez más, y ahora en público, nuestra enhorabuena afec- 
tuosa y nuestras expresivas gracias. La enhorabuena 
por el triunfo personal que ha conseguido Ud. en Los 
Timplaos, tan legítimamente. Las gracias, por lo mu- 
cho que ha contribuido al éxito de esta obra, como actor 
y como director. 

Deseamos también confiarle un encargo, con la se- 
guridad de que ha de cumplirlo Ud. á las mil mara- 
villas: que transmita á todos los demás intérpretes de 
Los Timplaos, desde el primero hasta el último, el 
testimonio de nuestta cordial simpatía, de nuestra sin" 
cera consideración, de nuestro profundo reconocimiento. 

Le quieren de verdad sus amigos y admiradores, 



tsuéevió K _JÍia¿eó. 



L^auoó a etucíuaeó QjñctPü-. 






REPARTO 



PERSONAJES 



ACTORES 



LA SALVADORA Srta. 

SEÑA PACA 

JUANITA 

SEÑORA DE VALV AÑERA J 

UNA BEATA \ 

LA MARQUESA 

SAPO i 

UNA BUÑOLERA \ bRTA • 

NIÑA I a 

ÍDEM 2. a 

PELAGIA 

UNA CHICA 

UNA VERDULERA Sha. 

CRIADA 1. a 

ÍDEM 2. a 

MANAZAS i 

EL TATO... \ 

P ER VANDO 

TIMPLAO 1.° 

ÍDEM 2." 

ÍDEM 3.° 

ÍDEM 4.° 

DON SERAFÍN 

CIEGO 1.° i 

HORTERA 1.° \ 

JUAN-RUIZ i 

CIEGO 2.° \ 

EL RONCO ( 

TRANSEÚNTE 1.° \ 

PERICO EL CIEGO 

POLLO 1.° 

ÍDEM 2.° 

ÍDEM 3." i 

HORTERA 2.° \ 

CABALLERO 1.° i 

HOMBRE DEL PUEBLO 1.° \ 

JUAN-RICO I 

CABALLERO 2.° ( 

DON BENITO PARDIÑAS 

TRANSUENTE 2.°... j 

HOMBRE DEL PUEBLO 2.° i 



LÁZARO. 

Nieves González, 
sobejano. 

BANOVIO. 

González Valverdk. 

Espinosa. 

Hidalgo. 

Barquínez. 

Leonor. 

Llanos. 

Regla. 

Pajares. 

Andrés. 

Riquelme. 

Sigler. 
González (V.) 
Arana. 

Sanjuan. 

SÁNCHEZ. 

Nadal. 
González (A.) 

Marinee. 

Mora. 

Rodríguez (M.) 

Guerra. 

Sterm. 

Galerón. 

Rubio. 

Climent. 

Gómez. 

Mardomingo. 



TRANSEÚNTE 3.°.... f M . 

HOMBRE DEL PUEBLO 3.» í 

TRANSEÚNTE 4.° \ 

UN COJO / Llayna. 

PEPE ) 

VENDEDOR DE CAPÉ ) 

HOMBRE DEL PUEBLO 4." 1 

ÍDEM DEL PUEBLOS. ... Valle. 

GUARDIA DE LA VETERANA España. 

ÍDEM ÍDEM Roldan. 

UN CHICO Niño Andreu. 

UN VENDEDOR DE PERIÓDICOS. García. 

OTRO Fernández. 

Señora 1 !, caballeros, transeúntes varios, cómicos, toreros, mujeres 

y hombre* del pueblo, vecinas, vecinos, coro general, banda militar y de cornetas 

niños y 150 comparsas. 



La acción en Madrid, en el año 1866 



Con esta obra se han estrenado cuatro decoraciones, del 
eminente escenógrafo D. Amalia Fernández. 
Ha confeccionado un lujoso vestuario D. Adolfo Gambardela 






ACTO ÚNICO 



Güí&BQ TODERO 

Calle de los barrios bajos de Madrid, inmediata á la de Toledo, en 
la cual desemboca, y que cerrará la perspectiva en el fondo. Boca- 
calles practicables en primer término izquierda y en tercero dere 
cha. En la casa que ocupa .el costado derecho una carnicería en> 
primer térmiuo, y en segundo un balcón practicable correspon- 
diente á la planta baja. Delante y junto al arroyo un puesto de 
frutas y flores. En la casa del costado izquierdo otro estableci- 
miento cuyo rótulo dice "Leña y carbones» en primer término, y 

• en segundo un portal estrecho Las puertas de las dos tiendas y 
la del portal practicables también. Es de noche. En una esquina- 
aparecerá encendido un farol del alumbrado público. El aspecto- 
general de la decoración debe ser un tanto misterioso. 



ESCENA PRIMERA 

LA SALVADORA, LA SEÑA PACA, JUANITA, DON SERAFÍN- 

MANAZAS, EL RONCO, TRANSEÚNTES, DOS GUARDIAS de la 

Veterana 

Al levantarse el telón aparecerán, en un grupo á la derecha, las tres 
mujeres sentadas (l) entre la puerta de la carnicería y el puesto. En 
el otro lado, de pie, Manazns y el Konco. Don Serafín asomado ai 
balcón. De cuando en cuando pasarán alguncs transeúntes en el nú- 

(l) Señora Paca, Juanita, Salvadora. Manazas, el Ronco. 



- 12 — 

mero y forma que marque la dirección de escena y en los momentos 
que ésta juzgue más oportunos. Cuando Manazas y el Ronco no ha- 
blen para el público, ya figurarán sostener en voz baja animada con- 
versación, ya se quedarán como abstraídos en importantes medita- 
ciones La carnicería estará abierta é iluminada interiormente. La 
carbonería también abierta, pero á obscuras 

Música 



Ser. 
Faca 



Salv. 

Paca 

Runco 

Man. 

Salv. 



Paca 

Ser. 

JüA. 
SfcR. 

Paca 
Ser. 



Las tres 
Salv. 



Ser. 
Salv. 



|Psh!¡Psh!|Psh! 

(A las otras.) 

Ya esta ahí. 

(Las tres le vuelven la espalda.) 

¿Sabe usté una cosa, 
seña Paca? 

¿Qué? 
Y entonces Ja gorda... 
Más bajo, Manuel. 
Que este veranito, 
en cuanto á moscones, 
va á ser más pesado 
que los anteriores. 
Habrá que espantarlos. 
¡Eso va por mí! 

¡Psh! íPsh! 
|Ay, qué cataplasma 
de don Serafín! 

íPsh! ¡Psh! 
Llama á la otra puerta, 
viejo zascandil. 
Como que mis ojos 
me los dio mi madre 
pa mirarte á tí. 

|Ay! 
Con estos calorcitos 
que están haciendo, 
está la sangre que arde 
y el cuerpo muerto. 
¡Ay, qué calores! 
¿Quién compra fruta buena? 
¿Quién quiere flores? 
Yo las quiero. 
(Sin volver la cabeza.) ¡Mentira! 

No tengo rosas 



- 13 



Ser. 
Salv. 

Ser. 
Salv. 

JüA. 

Paca 

Ser. 
Salv. 

Ronco 
Man. 

Paca 

Man. 

Ronco 



Sai.v. 



JüA. 

Paca 
Salv. 
Jua. 
Las tres 



Ronco 
Salv. 

Man. 



sino para pollitos 
y buenas mozas. 
¡Pues fruta quiero! 
La fruta que usted quiere 
yo no la vendo. 
Vuelva usté la cara. 
No va á poder ser. 
Ha cogido un aire. 
No la pué volver. 
Pues, hija, hasta luego. 
Padre, hasta después. 

(Mutis don Serafín.) 

Y entonces la gorda... 
Silencio, Manuel. 

(Mirando á un lado y otro.) 
(Mirando hacia la izquierda.) 

¡Señor Juan, el agua! 

(Al Ronco.) 

¡Mucha vista! 

¿Qué? 

(Salen por la izquierda, y cruzan la escena, lentamente,, 
dos guardias de la veterana, para hacer mutis por la 
derecha. Durante esta pasada, surge un par de veces en 
la orquesta, ahogado en seguida, el motivo característico- 
del Himno de Riego. Manazas saca la petaca, ofrece un 
cigarrillo á El Ronco, y toma él otro, y encienden, sin 
perder de vista a los guardias. Las mujeres hablan in- 
diferentemente.) 

Pues misté, seña Paca, pa chuletas, sin 
agraviar cá nadie, las que nos comimos ano- 
che ésta y yo. 

Todavía se me hace agua la boca. 
Las tengo mejores. 
Esta dejó los huesos pelaos. 

Y mondaos (Hacen mutis los guardias.) 
(Cantando.) 

No me lleves á Pol 
que me verá papá, 
llévame á Capellanes 
porque me han dicho 
que allí no va. 
Silencio 

¿Qué pasa? 
¡Prudencia, por Dios! 



— 44 — 

PACA (A Juanita ) 

No les interrumpas 
la conversación. 
Jua. |Ay! la calle es mía 

lo mismo que suya. 

SaLV. (Picarescamente.) 

Deja que yo cante, 
verás si le gusta. 



Ronco 
Man. 
Paca 
Jca. 

¿3ALV. 



Tengo unas coplillas 
que el domingo oí, 
de lo más bonito 
que se puede oir. 

¡Pues venga de ahí! 
Canta, Salvadora. 

Pues dicen así. (1) (Se levantan.) 



Yo tenía un corazón 
y se lo entregué á un perdió. 
¡Con este calor tan grande 
ya se le habrá derretío! 
jAy alma del alma mía! 
¡Morenillo picarón! 
Cuídame mucho, cuídame mucho, 
con mucho mimo mi corazón; 
que tú no sabes lo que me cuestan 
las fatiguitas de nuestro amor. 
Hombres ¡Ay, no! 

Mujeres ¡Ay, no! 

Salv. ¡No lo sabes tú! 

¡No lo sabes tú! 
¡No lo sabes! ¡No! 



Un rubio ayer me miró 
y antes de ayer un moreno. 
No me mires, más rubito, 
que á mi morenito quiero. 



(l) La misma colocación. 



— 45 — 

¡Ay alma del alma mía! 
¡No me hagas tú padecer! 
¡Hazte la cuenta de que al quererte 
sol de tu vida quisiera ser! 
¡Y pon la mano sobre tus ojos, 
cuando me mires, pa verme bien! 
Hombres ¡Muy bien! 

Mujeres ¡Ólél 

Salv. [No me entiendes tú! 

¡Ay! no sabes tú 
como yo querer. 

¡No me entiendes tú! 
¡Ay! no sabes tú 
como yo querer. 

Hablado 



Paca 
Man. 
Ronco 
Man. 

JuA . 

Sai.v. 
Ronco 



Man. 

Ronco 

Salv. 

Paca 



¡Duro! 

¡Muy bonito! 

¡Tié usté mejor voz que yol 

¡Já, já! ¡Mia éste! 

(a la seña Paca imitando la voz de Roncd) ¡Qué 

barbaridad! 

¡Muchas gracias, (a Juanita.) Chica! 

(a Juanita.) ¿Decía USté? (Aparecen dos hombres 
del pueblo, por la derecha, atraviesan la escena y 
hacen mutis por el portal de la izquierda ) 

(ai Ronco.) Calla y oserva. Los dos que falta- 
ban. Sube ya. Cierro y voy en seguida. 
¡Amén! (a las mujeres.) Buenas noches. 
Vaya usté con Dios. 

Muy buenas. (Juanita contiene la risa disimulada- 
mente. Manazas acompaña al Rodco hasta el portal, se 
dan un fuerte apretón de manos, y el primero vuelve . ) 



JüA. 

Salv. 

JüA. 



ESCENA II 

DICHOS, menos EL RONCO 

Señor Juan. 

Oiga usté. 

Una curiosidad. ¿Ese señor habla por su 



— 16 - 

cuenta ó por la de un piporro que lleva 

dentro? 
Man. Ese señor, que es un héroe y le llaman el 

Ronco, se quedó así de tanto pegar vivas á 

la libertad el año cincuenta y cuatro. 
Jüa. ¡Y estamos en el sesenta y seis! 

Salv. Vamos, tú. 

Paca i Chito! 

Man. ¡Miá que reírse del Ronco esa mocosa! ¡Fea! 

(Mutis carbonería.) 

Jüa. ¡Adiós, precioso! 



ESCENA III 

SEÑA PACA, SALVADOR* y JUANITA. Luego DON SERAFÍN 

Salv. Calla, bocona. 

Jua . ¿Te enfadas conmigo? Pues ya no te digo 

una casa que te iba á decir. ¡Rabia! 

Salv. Me es igual. 

Jüa . ¿Sí? Bueno. Pues le he visto hoy. 

Salv. ¿Dónde? ¿Pero ha visto usté qué criatura? 

Se lo encuentra cá lunes y cá martes, y yo 
llevo ya un año sin echarle la vista encima. 

Jua . Pues iba por la calle Mayor, con... 

Salv. ¿Con quién? 

Jua . Con don Serafín, mujer. No te asustes. 

SaLV. ¿Con ese? (Señalando á la ventana de don Serafín ) 

¡Ay, Fernando de mi alma! ¡Cómo debes an- 
dar! ¡Eh!... ¡seña Paca! Arrimarse á un usu- 
rero es como agarrarse á un clavo ardiendo. 

Paca Peor. 

Salv. ¿Qué le pasará á ese arrastrao? ¡Y que no 

pueda yo acabar con esta ley que le tengo! 

Paca (a Juanita.) ¿Lo ves? 

Jua. ¡Si es igual! 

Salv. ¡Claro! Tú, como ties un novio que es como 

el pan bendito y estás pa casarte... ¡Pero 
yo, yo!... 

Paca Vamos, mujer. 

Salv. Porque mire usted, seña Paca. El, será de 

su paño, y yo del mío, ¿sabe usté? El tié 
ropa de la fina, y escribe en los papeles, y 



— 17 — 

anda de bracete con dos ó tres presonajes, 
y paece que va á subir como la espuma en 
cuanto se arme. (Bajando la voz.) Porque como 
dice El Candelas, en eso de la revolución, él 
está entre los del celebro, y el señor Juan y 
otros son el brazo... ¿Sabe usté? Y todo eso 
estará muy bien; pero, ¿pa qué me buscó? 
¿Pa qué me trastornó? ¿Pa qué me engañó 
y me dejó luego? 

Paca No te pongas así. 

Jüa. ¡Remata! 

Ser. (por la derecha.) ¿Se puede? (1). 

Paca [Agua! \ 

JUA. [JeSÚsI [(Simultáneo) 

Salv. ¡Pero hombre! ) 

PACA (Señalando á su tienda, las va pasando con la frase.) 

Salvadora... Adelante. . Juanita... 
Las tres Buenas noches. ¡Já, já, jal (Mutis carnicería.) 



ESCENA IV 

DON SERAFÍN 

¡Bien! ¡Huyen de mi presencia 
las tres! ¡Mejor que mejor! 
No hay más que tener paciencia 
en estos lances de amor. 
A esta hermosura salvaje 
la rindo yo antes de un mes; 
hagamos antes coraje 
y ya veremos después. 

(Mutis primera izquierda.) 



(l) Paca, Juanita, Salvadora, don Serafín. 



— 18 - 
ESCENA V 

M4NAZAS y SALVADORA luego 

Sale Manazas y cierra la tienda con llave. Aparece mejor vestido que 
antes; con chaqueta lujosa, sombrero de ala ancha y un gran garrote 
Después de la primera palabra, asómase á las dos boca-calles, andan- 
do de puntillas 

Man. ¡Nadie! ¡No! La veterana en las esquinas. 

Pero es igual, Vaya una proclama que he- 
mos hecho entre cuatro amigos del Dis- 
trito y yo. «Madrileños: La libertaz está aco- 
gotada; las cuerdas á Feli pinas se acercan; 
Sor Patrocinio y el padre Claret (más vale 
no hablar), comen oro y el pueblo lumbre. 
Ya que por casualidad, somos demócratas, 
que esto debiera escribirse con letras de oro 
en el Génesis, obremos. ¡A las armas! Prim 
está en la frontera, Rivero tiene ya las armas 
en la redacción dé La Discusión. Práxedes 
y Manolo Becerra tomarán los nombres de 
los patriotas en La Iberia. El ciudadano Ma- 
nazas, aquí presente, héros popular, el hom- 
bre más grande que conozco del distrito de 
la Latina, dará la señal el veinte y cuatro de 
madrugada. La revolución está en la azmós- 
fera, y la azmósfera está preña... Abajo too y 
arriba el pueblo. Confianza en log hombres 
y en la confraternidaz de las mujeres. Sea- 
mos libres y seremos libres. Cá uno á su 
puesto. ¡Viva \a.libertazl ¡vivaPrim! ¡viva Ma- 
nazas! Por el comité, Manazas, P. Cachorro, 
S. Mantecón, J. Pulpeiro. El secretario, Que- 
jido » Ahora á repartirla entre esos. ¡Salva- 
dora! 

SAL. ¿Quién? (Saliendo.) 

Man. ¿Tienes ahí las proclamas? 

Sal. Aquí tengo to lo que usté me dio. 

Man. Trae un paquete. (Entra salvadora.) ¡Esta es 

una patriotal ¡Qué patriota! 



- 49 — 

(saneado en seguida. )Tomeusted. Cuidado, que 
viene gente. (Mutis.) 
I Hola! 



ESCENA VI (i). 

MANAZAS y JUAN RUIZ por la izquierda 

(Este debe ser.) 

(Este es un espía; yo los huelo.) 

¡Ejém! 

|Ejem! 

(Le daré el santo y seña.) 

(Si se acerca le saco las tripas.) 

(Va llegando hasta Manazas disimuladamente, y al es- 
tar á su lado, dice en voz baja:) ¡áan Juan y Li- 
bertad. 

(Rápidamente.) San Pedro y Leña. 
Chóquela usted. 
Ahí va 

Yo soy Juan Ruiz, el de Pozuelo. 
Tengo aviso de que vendría usted á bus- 
carme 

Vengo de Logroño. Los generales adictos 
están al caer. 
¿Cómo al caer? 

Di-puestos á too y yo con ellos. Yo levanta- 
ré los alrededores de Madrid. 
¿Usted sólo? 

Usted no sabe quién soy yo. 
Ni usted quién es Manazas. Mire usté mi 
tienda. «Leña y carbones.» Sobre todo leña. 
Yo fui el que llevó á Prim á Portugal. 
Yo armé á veinticinco hombres el 54 y to- 
mé el principal en ayunas. 
A mí me consulta Castelar los discursos. 
Yo he echao la tiesta con Sixto Cámara. 
Yo he estao preso en diez y ocho cárceles de 
España. 
.an. A mí me han fusilado dos veces. (Juan Bniz 

se quita el sombrero y saluda con respeto.) 
^l) Manazas, Juan Ruiz. 



— 20 — 

Ruiz ¡A eso no he llegao yo, pero todo se andará. 

Quédese usted aquí; yo voy á La Iberia á ver 

á Llano y Persi. 
Man. Dígale usté que firme. 

Ruiz Aquí han de venir unos comisionados de la 

Kioja con cartas. 
Man. Lo sabía. Cállese usté, (viendo ai grupo de ios 

Timplaos que vienen tambaleándose por la derecha.) 

Ruiz ¡Adiós! 

Man. ¡Adiósl 

Rüiz San Juan y Libertad. 

Man. San Pedro y Leña. (Se hablan al oído, y hace mutis 

Juan Ruiz por primer término izquierda.) 



ESCENA VII 

MANAZAS, LOS TIMPLAOS 

Música (1) 

Man. ¡Los tantearé! ¡Ejétn! [Ejém! 

Timh. l.o ¿Qué? 

Timp. 2 o ¿Qué? 

Timp. 3.o ¿Qué? 

Timp'. 4.o ¿Qué? 

(Han ido avanzando cautelosamente.) 

Man. ¿Estos pué que sean? 

Timp. l.o (a ios otros.) 

Aquí debe ser. 
¿Es usted Manazas? 
Man. ¡Servidor! 

Timp. l.o ¿Lo ves? 

(Todo coa mucho misterio.) 

Man. ¿Quiénes son ustedes? 

Timp. 1 o ¡Arrímese usté! (2) 

(Dice unas palabras al oído de Manazas.) 
Man. (Radiante de alegría.) 

¡Vengan esos cinco! 
Timp. 1.° ¡Manque fueran seis! 

(Se estrechan las manos con efusión.) 

(1) Los Timplaos y Manazas. 

(2) Dos Timplaos, Manazas y otros dos Timplaos. 



— 21 



Man. 


Cuidao con quien pasa. 


TlMP. 1.0 


Que os vais á caer. 


LOS OTROS 


(Cada uno por el inmediato.) 




Es que éste no puede 




tenerse de pie. 


LOS PR1M. 


(Por los otros dos.) 




Este y éste, se matan por ná. 


LOS OTROS 


(Viceversa.) 




Pa valientes fe bastan los dos. 


Man. 


¡Cámara! 


LOS TIMP. 


¿Cámara? 


Man. 


iCamarál 


LOS TIMP. 


¡Y aquí estamos dispuestos á too! 


TlMP. 1.0 


Sernos cuatro valientes 




de la Rioja. 


Timp. 2.o 


Quimos venín anoche 




de Zaragoza. 


Timp. 3.o 


Sernos cuatro sujetos 




qui hemos nació... 


Timp. 4. o 


Pa pegar trabucazos 




y beber vino. 


Timp. 1 o 


Sernos un organista. 


Timp. 2 o 


Y un pastelero. 


Timp-, 8.o 


Y un saciistán cesante. 


Timp. 4.o 


Y un zapatero. 


Los TIMP. 


Sernos cuatro patriotas, 




buenos muchachos, 




que nos himos propuesto 




morir borrachos. 


Man. 


Sernos aquí de plata, 




pa los amigos. 




Ustés ya no son cuatro. 




¡Ya sernos cinco! 


LOS TIMP. 


¡ Aire! 


Man. 


¡No gritar, por Uios! 


Timp. l.o 


¡Bajito! ¡Bajito! ¡Pero oiga usté! 



Los timp. Los hombres que saben serlo 

se chiflan por las mujeres, 
y saben lo que se pescan, 
y saben lo que se beben. 
Que venemos timplaos, 
timplaos, timplaos; 



— 22 — 

que venemos borrachos, 
contentos y aviaos. 
Man. (Estos son, de seguro,^ 

cuatro mozos templaos, 
pero eon cuatro curdas 
que nos han aviao.) 



Pues venirse conmigo 
que ya están ajuntaos, 
los gachos de e^tn calle 
y las calles de al lao. 
Con mucbísma prudencia 
y con gran precaución, 
hasta el cuarto tercero 
que allí está la reunión. 

(Señalando al portal inmediato á su tienda.) 
(El Manazas los va agarrando uno por uno del brazo y 
los va llevando hasta la puerta de casa, y con la últi- 
ma frase del número hacen muíis.) 

Lostimp. Que venemos timplaos, 

timplaos, timplaos; 
que venemos borrachos 
contentos y aviaos. 



ESCENA VIH (i) 

L>ON SERAFÍN y FERNANDO salen, primer término izquierda 

Hablado 

•Ser. Bueno, bueno. No me marees. Me has qui- 

tado una hora de entretenimiento. 

Fern. Vaya por la vida que me esta usté qui- 

tando. 

Ser. . Sé razonable. 

Fern. Sea usted humano. 

Ser. Mira; déjate de comedias. Cásate con la 

niña de Regulez y con su dote La harás fe- 
liz, das gusto á sus padres, que están cho- 

(l) Don Serafín y Fernando. 



— 23 — 

chos contigo, yo te aguardo, tú me pagas y 
¡sansacahó! (Y me dejas á la otra.) 

Fern. Yo no engaño á nadie. 

Ser. Pues págame en seguida. 

Fern. No puedo. ¡Usted se aprovechó! 

Ser. Todos vosotros decís lo mismo. 

Fern. Y todos ustedes hacen lo propio. 

Ser. Cásate. 

Fern. No me vendo. 

Ser. (Acercándose á Fernando y en voz baja.) Pues fír- 

mame aquéllo otro. 

Fern. ¿Para que le dé á usted mi honra en ga- 

rantía? ¡Eso menos! 

Ser. ¿No? ¡Pues tú verás! Te aguardo hasta ma- 

ñana. [Conque abur! (Marchando.) 

Fern. Pero, oiga usted, don Serafín. 

Ser. Tú verás, tú verás. 

FERN. Oiga USted. (Mutis segunda derecha; Fernando si- 

guiendo á don Serafín ) 



ESCENA IX 

SALVADORA y FERNANDO 

SaLV. (caliendo de la carnicería cautelosamente.) 

Es él. (Hacia dentro ) 

¡Dejarme! ¡Y de chachara 
otra vez con ese viejo 
»naldito! ¡Pobre Fernando! (Escuchando.) 
Tos los males que hayas hecho 
en este mundo, los pagas 
con ese. ¡Nada! ¡Silencio! 
¡Hablan otra vez! ¡Suplica! 
¡Claro! ¡No! ¡Lo estaba viendo! 

FfiKN. (Por la derecha rápidamente y como dirigiéndose á 

Serafín.) 

Pues haga usted lo que quiera, 
que yo no le tengo miedo. 

oALV . (Colocándose detrás del puesto.) 

No me ha visto. (1) 



(l) Salvadora, Fernando. 



FERN. (Yendo hacíala izquierda muy exaltado ) 

Nada, ó cede, 
ó le retuerzo el pescuezo, 
ó me mata y liquidamos 
de una vez, que es lo que quiero. 
Pórtese usted como un hombre, 
luche sin tregua y sin miedo 
y mire cercano el triunfo... 
y en el preciso momento 
dé usted con ese granuja, 
y estréllese usted los se^os. 
¿Quiés flores ó quiés naranjas? 

[Salvadora! (Volviéndose rápidamente.) 

Yo. 

¿Qué es esto? 
Que aquí hay un puesto pa flores 
y pa la fruta del tiempo, 
y como que el puesto es mío, 
aquí estoy: siempre en mi puesto. 
¡Pero, chica! 

¿Qué te pasa, 
galán? ¿A que eres tan perro 
que no sabes cuantos meses 
se nos han pasao sin vernos? 
Mira, tú. Si te propones 
darme también quebraderos 
de cabeza, dilo pronto, 
porque me voy. 
Salv . (con dulzura.) ¡No, no es eso, 

Fernando, no! Pero, escúchame 
si pué ser unos momentos. 

(Pausa. Fernando mira fijamente á Salvadora. Esta al 
fin se sonríe y él á su vez en seguida.) 

Fern. Oye. 

Salv. ¿Qué quiés? 

Fern. Adivina, 

si puede ser, lo que pienso. 
Salv. ¡Qué sé yo! 

Fern. ¡Que estás más guapa 

que entonces... tú! 
Salv. ¡Ya lo creo! 

Fern. Con la cara más bonita, 

con el talle más esbelto 

y con más luz ¡en los ojos. 



Salv. 
Fern. 
Salv. 
Fern. 
Salv. 



Fern. 

Salv. 



Fern. 



Salv. i Y con más alma en el pecho! 

Fern. Y es más... ¡qué sé yo!... Diría 

que tienes hasta otro genio 
y otra labia, y otro modo 
de expresarte. 

Salv . I Por supuesto! 

Pa distinguir de quereres 
hay que abrasarse con ellos, 
y pa entender de pesares 
no hay nada como tenerlos. 

Fern. ¿Penas tú? 

Salv . Yo no, Fernando. 

Fern. Dímelas. 

Salv. ¡Sí! Ya estáis buenos 

los hombres! Queréis... 

Fern. ¡De veras! 

Salv. Tres días, ó dos, ó medio. 

Después... nos volvéis la espalda, 
y si te vi no me acuerdo. 

Fern . ¿Por quién lo dices? 

Salv. Por nadie. 

Fern . ¿Hablas por tí? 

Salv. Yo no puedo 

hablar por mí que á Dios gracias 
lo que es de amor, no me muero. 
Porque pa que tú te enteres: 
tengo el alma como el cielo. 
¿Que él tié noche-? Y tié días. 
¿Tengo llantos? ¡Rieas tengo! 
Y como que en estos ojos, 
según tú, dos soles llevo, 
las lagrimitas que vierten 
con su propia luz las seco. 

Fern . Pues entonces: ¿por quién lloras? 

Salv. ¿Yo? Por nadie. 

Fern. No te creo, (pausa.) 

Salvadora, estoy perdido. 

■Salv. Pero, Fernando, ¿qué es esto? 

Vergüenza me da de oirte. 

Fern. ¡Que no, vaya! ¡Que no quiero 

sufrir más! 

Salv. ¡Ay! ¿tú no sabes 

lo que se goza sufriendo 
cuando se sufre por algo 



— átí — 

que tú quieres? Un ejemplo: 

Oye: Me quedé sin madre 

¡y vivo! ¡Claro! Murieron 

mis hermanas. Quedé sola 

en el mundo... con mis celos, 

¡y vivo! Me enloquecistes 

y me abandonastes luego, 

¡y vivo! Yo sé que nunca 

me querrás... y no me muero. 
Fern. ¡Yo te querrél 

Salv. ¡No te engañes! 

Fern. ¡Si yo!... 

Salv. Todo tié remedio 

menos la muerte en el mundo, 

¿sabes tú? Con que á ponérselo 

á tó lo que te suceda... 

que yo no quiero saberlo. 

¿Son apuros de la negra 

honrilla? Vete con tiento, 

pero un hombre como tú 
_ no ge va á perder por ellos. 

¿De dinero? ¡Pues apenas 

hay en el mundo dinero! 

¡Con que á ganarlo! ¿De faldas? 

¡Ay! ¡si es de faldas me alegro! 
Fern. ¡Pero escucha, Salvadora! 

Salv. ¡Vamos! ¡que tó un caballero 

joven, simpático y listo, 

se desespere por eso! 

Si eso no es nada... aunque yo 

no sepa lo que es... 
Fern . Hablemos 

con formalidad. 
Salv. ¡Ay! ¡Todo 

lo que yo digo es muy serio! 
Fern . Es que te oigo, y yo no sé 

porque será, pero siento 

algo como una alegría 

que me retoza por dentro, 

y principio á ver más claro 

donde estaba todo negro. 
Salv. ¡Natural! ¡Mira! No vuelvas 

por aqui. f Después de mirar á un lado y otro.) 

Vete al momento 



— 27 — 

porque por aquí revuelan 

muchos pajarracos negros. . 
Fern. i Si ya lo sé! 

Salv. Bueno. ¡Vete! 

Fern. ¡Calma! 

Salv. Si quiés que charlemos 

mañana de esos belenes, 

puedes ir, que allí te espero. 

(Cogiéndose de las manos ) 

Fern. -Quiéreme! ¡Porque ahora voy 

á quererte! 
'Salv. ¡No te creo! t - 

Me basta con que tu vivas 

y sepas lo que te quiero. 

I A vivir, que es lo que importa! 
Fern. Contigo. 

Salv. Ya lo veremos. 

Fern. Dame un beso. 

Salv. Cuando sepas 

tó lo que valen mis besos. 
Fern. ¡Pues quede con Dios mi gloria! (se sueltan.) 

Salv . Anda con Dios, zalamero. 

Hasta mañana temprano. 
Fern. ¡Pues entonces hasta luego! 

(Se quedan mirando y se despiden. Mutis de ella por 
lá carniceiía. De él por la calle de la izquierda.) 

Música 



Salv. 
Paca 
Jua. 



(Cantando dentro de la carnicería.) 

No me lleves á Pol 
que me verá papá, 
llévame á Capellanes, 
que estoy segura 
que allí no va. 



MUTACIÓN 



— i>8 ~ 



(LUM^O SEGANDO 



A la Puerta de las Calatatravas.— La fachada de las Calatravas, con 
puerta practicable. Al levantarse el telón habrá á la puerta dos 
filas de pollos esperando la salida de misa, y á un lado y otro, 
conillos de gente, en los que se habla con animación. La Salva- 
dora estará vendiendo flores, andando de un grupo á otro. Mo- 
vimiento de gente que entra ó sale de la iglesia, ó pasa de lar- 
,go. Oyense lejos los toques de corneta y banda militar, que corres-' 
ponden á una misa de tropa. 



ESCENA X 

L\ SALVADORA, FERNANDO, TRES POLLOS, TRES CABALLE- 
ROS, CUATRO TRANSEÚNTES, GUARDIAS DE LA VETERANA, 
UN CHICO, LA SEÑOR* DE V*LVANERA, SAFO, PELAGIA, U >l 
VENDEDOR DE PERIÓDICO-, PERICO EL CIEGO, LA MARQUE- 
•SA y SUá HIJAS, TRES CIEGOS y UNA CHICA, EL TATO, MÁS 
SEÑORAS y OTROS CAB\LI.EROS y GENTE DEL PUEBLO 

Hablado (1) 

Salv. ¡Flores! ¿quién quiere flores? 

Pollo 1.° ¿Me da usted fuego? (ai 2. ) 

Pollo 2.° ¡Vaya una misa larga! 

Pollo 1 .° ¿Has visto á las de Artales? ■ 

Pollo 2.° Sí; ahí están. ¿Estuviste anoche en los Cam- 
pos Elíseos? 

Pollo 1.° ¡Qué Poliuto! Ese Tamberlick es eterno, no 
envejece nunca. 

Pollo 3." ¡Ah! Manolito Alvarez ha comprado un tron- 
co en cinco mil duros. 

Pollo 2.° Anoche le regaló á Pepita un collar de dos- 
cientos mil reales. 

Pollo 1.° ¡Es asombroso! ¡Y la gente que le come y le 
bebe! ¡Mantiene más gente que el Gobiernol 

Cab. 1.° ¿Sabe usted algo? 



(l) Coro, Guardias. 

Los Folios 3.°, 1 ° y 2.° 



Coro. Salvadora 

Caballeros 1.° y '2.° 



— 29 — 

Cab. 2.° Aquí tengo la proclama de Prim. 

Cab. 1.° ¡A ver! 

Cab. 2,° ¡Ahí va! Tenga usted cuidado, porque ya 

están ahí loe guardias. 
Cab. 1.° ¿Y dónde no están? A mi mujer le salió 

ayer uno de entre las sábanas. 
Cab. 2.° No me extraña. 

Guar. No formar grupos, señores; está prohibido. 

Varios Bueno. 
Cab. 1.° Está prohibido todo (1). 
Pollo 1.° Mira las de Salvadera qué buenas vienen (2). 
Chico ¡Ole los miriñaques! 

MaMÁ Señores... (Salen la Mamá, (señora de Valvanera) 

Safo y Pelagia, por primera izquierda.) 

Ellas Buenos días, Manolito. 

Pollo 1.° ¡Adiós, Safo! 

Pollo 2.° ¡Adiós, Pelagia! 

Pollo 1.° ¿Van ustedes á la misa de tropa? 

Safo Sí, señor; como papá es el que la toca... 

Pollo 2.° ¡Ah! ¿Papá es el que la toca? 

Pollo 1.° Si, hombre, es el músico m^yor. (Mutis de ellas: 

por la iglesia. Sale Perico el Ciego, que atraviesa toda 
la escena de izquierda á derecha. En el momento de 
dar las proclamas de Prim, se halla el centro (o). 

Per. (pregonando) ¡Diez mil doscientas mujeres doy 

por un cuarto! 
Polio 1.° Ahí tienes ya á Perico el Ciego; no podía 

faltar; hay que encentrárselo en todas par- 
tes. Tiene invadido á Madrid. 
Per. Las Marías fon muy frías 

y de puro celos rabian. 

Las Franciscas vocingleras, 

perezosas las Tomasas. 

(Aparte.) (¿Quién quiere la proclama de Prim?) 
Cab. 1.° ¡Ojo á los guardias! 
Per. Ahí va. (ai caballero i.°) ¿Quién pide otra? 

Las Teresas, ¡ay qué retegolosab! 

La* Pepas, arrecicaladas. 
Cab 1.° Trae otro papel de esos. 



(1) (. oro. 

Caballeros 1° y 2." Un chico. 

(2) Caballeros 1." y 2.° Pollos 3.°, 2.° y 1.° Pelagia, Safo, Salvadora. 

(3) Pollos 3.°, 2.° y 1.° Perico el Ciego. Caballeros 1." y 2.° 



30 — 



Per. 
Cab. 1.° 
Per. 

GüAR. 

Cab. 1.° 
Per. 



Tran. 1. 
Tran. 2 
Tran. 1. 



Tran. 2 ° 



Tran 

Tran 

Tran 

Tran 

Tran. l.o 

Marq. 



2.o 
1 » 
2." 



Pollo l.o 
Marq. 
Pollo 2.° 

Marq. 
Pollo 3 ° 

Niña 1.a 
Pollo l.o 
Niña 1.a 
Pollo 3 . o 
Marq . 
Pollo 2.° 



■ Makq. 

Niña 1.a 



¿No hay guindillas? 
¡Que nol 
¡Ahí va! 

No pararse. Cantar andando. 
¡Bueno, hombre, bueno! 
Si fuera un francés de esos que van con una 
mona, no le dirían nada, (lo dice haciendo mu- 
tis por primera derecha.) 
¿Qué has decidido? (1) 
Contar conmigo. 

En la plaza de San Ildefonso á punto de 
día. El general Pierrad estará allí al ama- 
necer. 

¿Y las armas? 

En la redacción de La Iberia. 
¿Quién nos manda? 
Becerra. 
Hasta mañana. 
Hasta mañana. 

(Y dos niñas que salen por primera derecha.) VamOS, 

niñas, y no mirar atrás. (2). 

¡Oh! Señora Marquesa... 

Adiós, Mariolito. 

(3) Ya me han dicho que presidirá usted 

la becerrada en los Campos Elíseos. 

Con mucho gusto, ¿y quién torea? 

Rafael Huertas, Antonio Albareda, Eusebio 

Blasco y el mudo Perea. 

¿Habrá revolcones? 

Pudiera ser. 

Llévanos, mamá. 

El Regatero los dirige. 

¡Hola! Que no miréis atrás. 

(Toca la orquesta la habanera.) AdiÓS. La haba- 
nera. ¡Hay en Madrid una verdadera peste 
de habaneras! 

¡No se oye otra cosa! ¡Y qué cursis son! 
A mí me gustan. 



(1) Transeúntes 1.° y 2.° Pollos 3 °, 2 ° y I o Caballeros 1.° y 2 

(2) Niña 1. a , Marquesa, Niña 2. a Caballeros 1.° y 2. 

Pollos 3 o 2.° y J.° 

(3) Pollo 2.°, Niña 1. a , Marquesa, Niña 2. a 

Pollo 1 ° y 2.° ídem. 



— 31 - 

Cab. 1.° Ahí viene Fernando Altana. Qué pálido 
está. 

FER. BuenOS días, Señores. (Por primera izquierda 

saludando á los caballeros.) (1) 

Salv. (¡Fernando!) 

Fer. (|La Salvadora!) 

Salv. Un clavel, señorito. 

Fer. Trae. 

Salv. Tenemos que hablar (2) (salen dos ciegos coa 

violines y una chica.) 

Música 

Ciegos. A la sombra de un plátano verde 

mi ventura una noche nació, 
y á la sombra de un plátano seco 
mis amores la luna lloró. 

¡Ay, triste luna, 

noche callada, 

prenda adorada 

que en triste noche 

yo te perdí! 

Errante y sólo, 

llorando vivo; 

triste cautivo, 

llorando vivo, 

triste de mi 

jSÍ! 

Hablado con la música 

Cab. 1.° Échanos una de esas políticas. 

Pollo 1.° Sí. ¡Si! ¡Políticas! 

Cieg. l.o ¿Hay guindillas? 

Cab. I. 8 No. 



(1) Pollo 1.°, Niña 1. a , Marquesa, Niña 2. a , Pollo 1.° y 3.°, Sal- 
vadora, Fernando, Caballeros 1.° y 2.° 

(2) Pollo 2 °, N M. N., Pollos I o y 2.°, Los ciegos, Salvadora, 
Fernando y Caballeros 1.° y 2.° 



— ?,* 



Ciegos 



Todos 
Ciegos 



Cab. 2." 
Cab. 1.° 

Cab. 2.° 

Cab. 3.° 
Pollo 2 ° 
Pollo 1 ° 
Pollo 3. u 

Pcllo 1.° 
Niña 1. a 
Marq . 

Pollo 2. o 

Tato 
Pollo 1.° 



Música 

Al gobierno le ha salido un grano 
y alguno se lo va á reventar. 
A Narvaez le han puesto ventosas; 
don Juan Prini ya no está en Portugal. 

¡Los guardias! 

¡Ay, triste luna, 
etc. 

(Risas, comentarios, etc.) 

Hablado 

Vaya, tomar y largarse que no queremos es- 
torbos. (Suena el corneta de órdenes para la Marcha 
real y en seguida la banda.) 

Señores, están alzando. (Se descubren todos y se 
inclinan, formando grupos á derecha é izquierda, que 
dando libre el centro de la escena para dejar ver la 
puerta del centro de la Iglesia Pausa.) 

La misa va á escape. Venirse todos á La 
Discusión; allí espera Rivero. 
¡Ojo! 

Chicos, mirar que viene ahí. 
Vaya una planta de torero. (1) 
¡El Tato! ¡Ahí está Antonio Sánchez, el hom- 
bre del día! 

¡Y que viene desnudo el hombre! 
¡Ay! ¿Sí? 
(2) Niñas, que no miréis atrás, (sale el Tato por 

la izquierda con traje lujoso, calañés, faja de colores y 
bastón.) 

Salú, señor Antonio. Y la enhorabuena por 

las estocadas del jueves. 

Estuvión regulares. 

¡Y vamos á ver esta tarde! ¡A usté le sobra 

tiempo para todo! Por la mañana á misa, y 

por la tarde... 



(1) N. M. N. , Pollos 2.°, 1.° y r. P , Salvadora, Fernando, 

Caballeros 1.* y 2. e 

(2) N. M. N., Pollos 2..° 1." y Tato, Salvadora, Fernando, Ca- 
balleros 1.° y 2.° 



— 33 



TaTO D'acá. (imitando el volapié.) 

Todos Ole. 

Tato ¿Quién quié fuma? 

Pollo 1.° Eso sí, rumboso como nadie, (ei Tato da un 

cigarro puro á cada uno de los tres pollos, los cuales 
sacan cerillas y se las ofrecen encendidas; el Tato las 
coge y después de encender su cigarro las apaga y dá 
á cada Folio una. Estos, corno si fueran prociosos re- 
cuerdos, guardan las cerillas, uno en un tarjetero, y los 
otros en un bolsillo. La Marquesa y las Niñas no deja- 
rán de saludar hasta que el Tato les conteste.) 

¡Agraesiendol 

¡Que le saludan á OSté! (Por la Marquesa.) 
BeSO á OStés la mano. (Saludando con ambos bra- 
zos, como en la plaza de toros ) 

(a la segunda.) ¡Qué bien formado estál 

V T aya, señor Antonio, que todo se sabe; que 

la Marquesita le fusila á usté en la plaza 

con los gemelos. 

Se hace lo que se pué. 

Y se puede mucho. 

,1 Y qué, le va usté á brindar un toro? 

Er der propio Duque. 

¿Y le va usté á matar con fatigas? 

Si se deja. 

¿Eh? 

Porque los hay que saben física y mímica. 

Hay argunos que están de una conformi- 

dá con el presidente pa dirse ar corra; créa- 
me usté á mí. 
Pollo 2.° ¿A usted no le han echado ninguno? 
Tato A mí me han echao una mujé, que no hay 

quién la toree. 
Pollo 1.° ¿Es marraja? 
Tato Colora y meana. 

Todos ¡Já, jé,já! 

Tato Conque, abur. 

Pollo 1.° Señor Antonio, buena mano derecha. 
Pollo 2.° Y mucho lado izquierdo. 
Tato ¡Le hay I A los pies de ostés. 

Niña 1. a ¡Ay, qué monada de hombrel 
Tato Beso á ostés la mano: y si farta una espá, 

pa eso que disen que se va á armar... yo... 

d'acá, y avisa temprano. Salú, cabayeros. A 



Tato 


Pollo 2.° 


Tato 


Niña 1 a 


Pollo Í.° 


Tato 


Pollo 1.° 


Pollo 2.° 


Tato 


Pollo 2.° 


Tato 


Pollo 3.° 


Tato 



34 — 



los pies de OStés (Saluda como antes extendiendo 
los brazos; los Pollos creen que les ofrece la mano, la 
van a coger, y él, sin reparar más en ellos, da media 
vuelta y hace mutis por la iglesia. Salvadora y Fernan- 
do que han estado figurando que hablan, continúan en 
alta voz el diálogo.) 

Salv. Pues ya lo sabes. 

Fern. Lo sabía. 

Salv. Lo tié too listo, y de un día á otro te empa- 

pela y te pierde. 

Fern . Hay más. Hay que yo he sido un loco que 

no supe lo que firmaba, que me enredó in- 
famemente, que me deshonra... 

Salv. lOh! ¡Lo mato! 

Fern. ¡Vales tú más! 

Salv. ¿Y si cedieras? 

Guar. Circular, señores. 

Fern. Mi suerte está echada. En cuanto estalle 

la revolución, sea lo que Dios quiera. A lo 
menos acabaré como un hombre honrado. 

PERICO (Por la derecha ) 

Las Anselmas, cotorronas; 

las Petras, alborotadas; 

las Isabeles, coquetas... 
Guar. Dése usté preso. 

Perico ¿Por qué? 
Guar. Por escandaloso. 

Perico Las Isabeles... 
Guar. ¡Preso! 

Cab. 3 o Eso es una barbaridad. 
Pollo 1.° ¡Pobre hombre! 
Cab. 3. o ¡Fuera! 

GUAR. A circular y callar. (Llévanse á Perico preso, entre 

un grupo de gente que se va murmurando ) 

Tran. 3.o (ai 4.°) ¡En la plaza de Antón Martín á las 

siete! 

Tran. 4.o ¡A las siete! 

Fern. Hasta luego. 

Salv. Hasta luego y calma. 

Fern. ¿Dónde? 

Salv. ¡Allí! 

Guar. Paso, señores, paso. ¡La tropa! ¡La tropa! 

(Música. Paso doble. Aparecen los gastadores en la 
puerta de la iglesia. Cuadro. Telón rápido.) 



— 35 — 



fcUNBTO TEW&ftO 



La plazuela de Antón Martin. Está empezando el día. Una buñolera, 
detrás de su puesto, dará aguardiente á los trabajadores que be- 
berán sus copas y se marcharán. A poco comienzan á abrir sus 
puertas varios dependientes de comercio y aparecen en los balco- 
nes algunas criadas que sacuden alfombras ó riegan tiestos de 
flores. Dos guardias de la veterana pasean por el fondo. 



ESCENA XI 

SALVADORA, FERNANDO, MANAZAS, DON SERAFÍN, JUAN 
RUIZ, EL RONCO, LOS TEMPLAOS, JUAN RICO, DON BENITO 
PARDIÑAS, UNA BUÑOLERA, dos Horteras, seis Hombres de pueblo 
una Verdulera, una Beata, un Vendedor de café, dos Criadas, dos, 
Vendedores de periódicos, dos Guardias de la Veterana, un Chico, un 
Cojo, Paisanos armados, Cómicos, Toreros y otra mucha gente de 
varias clases 



Nlúsica (1) 

BuÑ. (Pregonado.) 

¡A los cohombros! ¡Miren, qué ricos! 
Verd. ¡La brecolera! [Llévela usté! 

Beata (a la Buñolera.) (2) 

Muy buenos días, señora Engracia. 
Vendedor ¡Café de Moka! ¡Quién quié café! 

(Oyense las campanas de una iglesia tocando á misa.) 
BüÑ. (a la Beata ) 

¡Qué tempranito vamos á misa! 
Beata Hay luego mucho que murmurar. (Muti*.) 

HORT. (Abriendo la tienda ) 

¡Adiós, Manolo! 

OTRO (A una muchacha que está en un balcón.) 

¡Que te las veo! 



(1) La Verdulera. 

(2) Ronco, Verdulera, Guardias. 



Hortera. 



Buñolera. 

Hortera. 

Beata, Buñolera. 



— 3fj — 



Buñ. 

Un chico 



Otro 



Buñ. 

Verd. 

Ronco 



GüAR 



Cá d>a lleva distinto par! 

(Pausa en el diálogo. Crece la animción paulatinamen- 
te. Pasan otros tipos de gente madrugadora.) 

Ya va saliendo la buena gente. 

Vendedor de periódicos, que atraviesa la escena vocean- 
do, de derecha á izquierda.) 

¡La Democracia! ¡La Discusión! 

(En sentido contrario.) 

¡La Iberia! ¡El Pueblo! Con los retratos 
de Carlos Rubio y de Salmerón. 
Todos los días la misma historia. 

(Al Ronco que habla con ella en voz baja.) 

¿Pero es de veras? 

. Tenga cuidao. 
Yo se lo digo porque la aprecio. 

HOMBRE 1° (Sale por la izquierda y se dirige á la Buñolera y des* 
pues de decir sus palabras se marcha por la dere- 
cha.) 

Va á armarse pronto, si no se ha armao. 

(Mirando hacia la izquierda.) 

Allí hay un grupo de gente mala. (Mutis.) 
Paece que corren. (Mutis.) 

Vamos. (Mutis.) 
¡Chitónl 

(Que pasa corriendo.) 

¡Se ha armao la gorda! 

(Que vuelve por la derecha.) 

¡Jesús, Dios mío. (Mutis:) 

(Que pasa corriendo de izquierda á derecha. Mutis ) 

' ¡El pueblo estalla! 

(Armado, á otro que le sigue.) 

¡Corre, Ramón! (Mutis.) 

HOMBRE 4.° (Apareciendo por la izquierda y gritando en medio de 
la plaza.) 

¡Viva Becerra! ¡Viva Rivero! 

(Sale más gente á los balcones, á las puertas de la 
tiendas y por las boca-calles.) 
ChXO 1.° (Atravesando de nuevo la plazuela.) 

¡La Democracia! !La Discusión! 
¿Qué es lo pasa? 

¿Qué es eso, chica? 
¡Se armó la gorda! 

¡Válgame Dios! 
¡Aquí viene Manazasl 



l.o 
9 ° 



HORT. 
HORT. 

Ronco 
Un chico 

Beata 

Un cojo 
Paisano 



Hombre 5. 
Cria I a 
Cria. 2.a 
Cria. 1.a 
Coro 



_ o-i 

]E1 héroe popular! 

(Entra Manazas seguido de tres ó cuatro hombres del 
pueblo, armados todos en trabucos, cananas y pistolas. 

Man. ¡VivaPrimí (1) 

Büñ. ¡ Arsa el párpago! 

Verd. ¿Qué pasa? 

Man . Voy á hablar. 

(Todos le rodean ) 

El movimiento que era 

pa el día de San Juan, 

se ha adelantao dos días, 

y está empezando ya. 

Dan armas en La Iberia 

Becerra y Castelar, 

y Rubio y Llano y Persi 

á tiros andan ya, -, 

y han hacho barricadas 

frente al Teatro Real. 

Aquí vendrá á mandarnos 

el gran Don Nicolás. 

Vecinos de este barrio, 

¡viva la libertad! 

FeRN. (Que ha entrado poco anres.) (2) 

¡Viva! ¡Ya llegó el momento; 
ciudadanos, á las armas! '. 

BüÑ. (A Manazas.) 

¿Quién es? 
Fern. (Aparte.) ¡Ya estoy en mi centro! 

¡ya encontré lo que buscaba! 
Man . Este es don Fernando Altuna, 

un periodista con gracia, 

y un poeta que compone 

cá décima que espampana. 

¡Sor Patrocinio le tiene 

más miedo que á las tercianas! 
Hombre 4.° ¡Viva don Fernando! 
Todjs ¡Viva! 

Man . (Dándole un fuerte apretón de manos.) 

¡Bien, señor! 

(lj Coro. Coro. 

Verdulera, Manazas, Buñolera. 
(2) Coro. Coro Coro 

Fernando, Verdulera. Manazas. Buñolera. 



— 38 — 
Fern. ¡Duro, Manazas! 

(Crece la animación.) 
RüIZ (Sale por la derecha.) (1) 

Más grupos llegan, y en uno 
de gente dura y de agallas, 
Juan Rico, el banderillero 
de Cayetano. Lo manda 
con don Benito Pardiñas, 
el cómico de más bragas 
y más valor que ha nacido. 

Man. ¡Bien por Juan! 

Fern. ¡En estis plazas 

también pone banderillas! 

Man. ¡De fuego! 

Fern. ¡Siga la zambra! 

RONCO (Por la derecha.) 

Luis Blanc viene por la calle 
del León. 
Homb. G.° (Entrando ) ¡Aprisal Avanzan 

las tropas. (Cornetas lejanas.) 

Man. ¿No estáis oyendo 

las cornetas? 

(Grupos de gente que entran por diferentes boca-calles. v i 

¡Armas! ¡Armas! 
Ronco SI general Jovellar 

está entrando por la plaza 
del Progreso. 

Man. (Señalando una tienda.) . 

¡Ahí se reparten 
los fusiles! 

GENTE (De los grupos indicados.) 

¡Vengan! 
Voces (Dentro.) ¡Vayan! 

¡Pronto! ¡Aprisa! 

(Entran los paisanos en la tienda tumultuosamente y 
van saliendo con diversas armas.) 

Man . ¡Vengan trastos! 

Fern. ¡Cómodas! ¡Mesas! 

Man. ¡Tinajas, 

los coches, los omnibuses, 
los colchones de las camas!... 

(Crece la agitación. En los grupos que han ido llegan- 



Ruiz, Fernando, Manazas, Buñolero. 



— 39 — 

do, y confundidos con la gente del pueblo, habrán apa- 
recido también personas de otras clases sociales. Unos 
hacen las barricadas. Otros sacan muebles y trastos de 
todas las tiendas. Algunos balcones están llenos de 
gente que tira colchones y anima á los que se encuen- 
tran en la plaza. De otros habrán huido, al arreciar el 
tumulto, las personas que anteriormente los ocupaban, ) 

SaLV. ¡A esel (Dentro ) 

VOCES (De otro grupo que llega.) 

¡Al espía! 

(Aparece por la dereeha don Serafín, desalado, sin som* 
brero, perseguido por un grupo de gente en actitud 
agresiva, y así atraviesan la escena.) 

Ser. ¡Socorro! 

GENTE (^Que lo persigue.) 

¡Muera! ¡Muera! 
Ser. ¡Que me matan! 

{ Mutis por la izquierda.) 
SaLV. (Detrás del grupo ) 

¡Duro con él! (1) 
Fern. (Deteniéndola) ¡Salvadora!... 

¡Vete! 
Salv. ¡No! ¿Tú me lo mandas? 

Fern. Es que hay peligro. 

Salv. ¡Por eso!. . 

¡Yo voy á donde tu vayas! 

(Entran Juan Rico (2) y Pardiñas capitaneando á los có- 
micos y toreros.) 

Rxco, Pardiñas y su Gente (cantando ) 

Aquí llegan los cómicos 

y los toreros, 

que entre los liberales 

son los primeros. 
Fern. ¡Viva Juan Rico! 

J. Rico ¡Vivan los madrileños! 

Man. ¡Y quien lo dijo! 

CORO (Mientras, arrecia aún más el motín.) 

¡Que traigan más muebles! 
¡Vengan más colchones! 

(1) Salvadora, Fernando Juan Ruiz, Ronco, El Manazas y Bu- 
ñolera. 

(2) Salvadora, Fernando, Manazas, Juan Rico, Juan Ruiz, Ronco 
y Buñolera. 



— 40 — 

¡Mueran los granujas; 
mueran los ladrones! 
Todos I A vencer! 

¡A luchar! 

¡A morir! 

¡A triunfar! 

¡jA triunfar!! 

X IMPLAOS (Que entran por la izquierda armados hasta los dientes ) 

Aquí están los Timpiaos, 
timplaos, timpiaos, 
que pelean contentos, 
borrachos y aviacs. 

(A unísono las estrofas que siguen.) 

Salv. ¡Si en la lucha me matan, 

moriremos grabaos! 

|0 vivir adorándote, 

ó morir abrazaos! 
Fern. Mi palabra está dada. 

Mi destino jugado. 

¡O vivir adorándote, 

ó morir á tu lado! 
Man. I Al destierro y la muerte 

y los demás ( hay que estar preparaos. 

A la lucha con alma, 

madrileños templaos! 
Timplaos A la muerte corremos 

con los ojos cerraos, 

y que nadie se achique 

que aquí están los timplaos. 

Voces ¡ Durol 

¡A las barricadas! 
¡Viva don Nicolásl 
¡Viva! ¡Viva! 

(Oyense cornetas, muy cerca, tocando paso de ataque. 
Descargas dentro y fuera. Bullicio enorme. Telón 
rápido.) 



MUTACIÓN 



— 41 — 



GMSfcO Gft&Ktft 



Patio de una casa de vecinos. Trampilla en el centro que correspon- 
de á una cueva, donde están los Timplaos. Puertas al foro y late- 
rales. Corredores, etc., etc. Es de día. Aparecen el Coro de seño- 
ras y caballeros, Salvadora y Juanita, Pepe (el novio de ésta) y la 
seña Paca, formando una bulliciosa comitiva nupcial. Juanita vis- 
te traje negro, y luce en el pecho y en el tocado vistosos ramos 
de azahar. Todos dan vivas á los novios. 



ESCENA XII 

VECINOS y VECINAS. Luego SALVADORA, JUANITA, SEÑA PACA, 
PEPE y el resto del Coro 

Hablado (1) 

Salv. ¡Silencio! 

Paca ¡Silencio! 

•Jua. ¡Que va á hablar la madrina! 

Paca ¡Bombal 

Salv ¡Salud y graciasl 

Pepe ¡Ole! 

Salv. ¡Conque yo, la madrina, ordeno y mando! 

Artículo primero. Que hay que armar una 
fiesta que se venga el mundo abajo. 

Pepe ¡Duro! 

Jua . ¡ Y á la cabeza! 

Salv . Segundo. Que la novia y ustés (a ellas.) vais 

á prepararnos un bailoteo que encienda... 

Jua. ¡Bendita sea tu boca! 

Salv. Tercero. Y ustés (a ellos.) á ir sacando las 

mesas y el vino y las tajadas. (Forman dis- 
tintos grupos, y Salvadora se dirige á uno y en él prin- 
cipalmente, á Paca y Juanita.) Y oigan UStés. Y 

oiga usté, seña Paca, que con alguien he de 
hablar sin ponerme la careta. 

^l) Coro. Coro. Coro. 

Paca, Salvadora, Juanita, Pepe. 



— 42 — 

Paca Sí, hija, sí; que no sé ni cómo vives. 

Salv. Usté sabe muy bien lo que pasó después 

de aquel día tan negro. Que don Serafín 
quiso echárselas de liberal y hasta se batió 
en las barricadas, pero que como tié tantos 
odios encima le delataron. 

Paca ¡Lástima de tiro en la cresta! 

Salv. Y usté sabe también que como yo puedo lo 

que puedo con aquel inspetor que iba á 
echarle el guante, don Serafín vino á mí de 
rodillas. Y yo aproveché la ocasión y lo sal- 
vé .. pero arrancándole antes los papeles de 
Fernando. 

Paca Abí ya estábamos. 

Salv . ¡ Bueno! Pues oiga usté, que aún falta. Como 

dicen que si Fernando me ha dejao otra 
vez; que si está en Madrid escondido, que si 
tiemblo por él, yo, jya lo ven ustés! pa el 
mundo reviento de alegría; pero ustés tién 
hoy que animarme, seña Paca... (oyense golpes 

dados en la trampilla desde abajo.) 

Paca (Golpeando en el suelo.) Callarse, condenaos. 

Pues te advierto que la cuerda se estira y va 
á romperse. 

Salv. Si O'Donnell cae, por E'ernando y los suyos 

no hay cuidado. Pero si duran más estos 
días, no respondo de mí. 

Paca Ni yo de ninguno de ellos. 

Salv. Y estos infelices de la cueva, ya los ves. He- 

chos pedazos, negros á golpes, y ca vez más 
engallaos. 

VOCES (Dentro.) ¡Bomba, bomba! (Ataca la orquesta.) 

SALV . ¿Quién grita? (Entra el Ronco. Todos le rodean.) 



ESCENA XIII 

DICHOS y EL RONCO, y luego, sucesivamente, MANAZAS, FER- 
NANDO y LOS TIMPLAOS 

Ronco ¡Bombal 

Salv. ¿Qué sucede? 

Jua. ¿Quién vocea así? 



43 



Ronco 

Varios 
Salv. 
Ronco 
Salv. 

Ronco 
Todos 
Ronco 

JüA. 

Salv. 
Ronco 
.Tüa. 
Ronco 



Man. 

Hombres 
Mujeres 
Man. 



Todos 
Salv. 
Man. 



Salv. 

Man. 

Salv. 

Fern. 

Jua. 

Salv. 

Paca 

y otras 

Fern. 



Juana, Salvadora, (Muy agitado.) 

señores, venid. 

¿Qué es lo que ocurre? 

¡Calma! 

¡Aguardar! 
Dejen ustedes 
que pueda hablar. 
¿No nos ahogaba el gobierno? 
Sí señor. 

Pues respiremos á gusto, 
que el gobierno ya cayó. 
Eso es grilla. 

¡No lo creo! 
¿Conque dice usté que no? 
¿Quién lo dice? 

¡Yo lo digo! 

(Manazas, que entra seguido de gente y ocupa el centro> 
de la escena.) 

¡Y además lo digo yo! 
¿Quién? 

¿Quién? 

Yo. 
¡Fuera miedos! 
¡fuera farsas! 
¡Yo lo digo! 
(Yol 

¡Manazas! 
¿Pero es cierto? 

¿Que si es cierto? 
¿Pues por qué me he descubierto, 
y por qué he venido aquí? 
La noticia va volando. 
Tó MaHrid se está alegrando. 
¡Viva el pueblo de Madrid! 
Ya lo sabe tu Fernando. 

¿Mi Fernando? (Aparece Fernando por el foro-. 

Ya está aquí (1). 
¿Cierto? 



¿Cierto? 



Cierto, sí. 



(l) Paca, Salvadora, Fernando, Manazas, Ronco, Juanita, r Pepe. 



44 — 



TOD08 

Fern. 



(Pausa. A todos, con solemnidad.) 

Sepan ustedes que á un hombre 
lo ha salvado una mujer; 
que él viene á hacerla su esposa 
y á cumplir con su deber. 
¡Ole! 

(Vuelven á sonar los golpes en la trampilla.) 

¡Silencio! 



Música 

TlMPS. (En el foso.) 

Que seguimos timplaos, 
timplaos, timplaos; 
que seguimos contentos, 
borrachos y aviaos. 
Salv. Levantad la trampilla, 

que estarán medio ahogaos. 

(Levanta Pepe la trampilla de la cueva.) 

Fern. ¡A mis brazos, amigos! 

Timps. ¡Allá van los ¿implaos! 

(Van saliendo los cuatro, uno tras otro; vendados 
todos; uno con muletas, otro con un brazo en cabes- 
trillo; pero cada cual con una bota de vino en la ma- 
no, y muy alegres todos ) 
TODOS (Menos los Timplaos.) 

Los molieron de veras, 
los dejaron tronzaos, 
y cá vez más borrachos, 
y cá vez más timplaos. 

TlMPS. (Bailando.) 

Que seguimos timplaos, 
timplaos, timplaos; 
que seguimos borrachos, # 

contentos y aviaos. 
¡Conque vivan los hombres 
que nos han libertao! 
Todos ¡Y que vivan los buenos 

españoles templaos! 

Hablado 



Saí,v. ¡Vivan los Timplaos! 

Todos i Vivan! 



- 45 — 

Man. (a salvadora ) Y tú, que ties más alma que to- 

dos juntos. 

Salv. ¡Qué Manazas estel 

Man. Demasía pa una señora sola. 

Fern. Pues si es por alma, ¡que vivan todos uste- 

des!... 

Todos ¡Todos! 

Timps. ¡Aire! 

Música 

Todos Siguen siendo timplaos, 

timplaos, timplaos; 
siguen siempre contentos, 
borrachos y aviaos. 

(Baile, abrazos, felicitaciones... Cuadro animadísimo.) 



TELÓN 



Obras de D. Eusebio Blasco 



DRAMÁTICAS 



Vidas ajenas. 
La niñez engañosa. 
La antigua española. 
La mujer de Ulises (4. a edición). 
La tertulia de confianza. 
El joven Telémaco (4. a edición). 
Un joven audaz (4. a edición). 
El amor constipado (2. a edición). 
El vecino de enfrente (3* e\¡c\ón). 
La suegra del diablo. 
Pablo y Virginia. 
Los novios de Teruel. 
Los caballeros de la tortuga. 
El oro y el moro. 
Los progresos del amor. 
La señora del cuarto bajo. 
El pañuelo blanco (4. a edición). 
No la hagas y no la temas (2 a ) 
La mosca blanca (2. a edición) . 
Los dulces de la boda (2. a edicióu) 
La corte del rey Reúma . 
La humanidad doliente 
El miedo guarda la viña. 
La rubia. 

El baile de la condesa. 
Pascuala . 

La procesión por dentro. 
Parientes y trastos viejos. 
Las manzanas de oro. 
Levantar muertos ( 1 ) . 
El anzuelo. 
Jugar al escondite. 
Hablemos claro. 
Estrella (i). 
Los niños y los locos . 
La Rosa amarilla. 
De jirisa y corriendo. 



r¡ Juan García . 
Pobre porfiado (". a edición). 
Las niñas del entresuelo . 
El bastón y el sombrero. 
Soledad. 

Prestan y compañía. 
Ni tanto ni tan poco. 
Buena, bonita y barata. 
El primer galán. 
Moros en la costa. 
Todo por el arte. 
¡Si yo tuviera dinero! 
Día completo (2 a edición). 
¡plumo adiós! (3. a edició:). 
El centinela. 
La doncellita. 
Cabeza de chorlito. 
La posada de Lúeas . 
El guapo rondeño. 
El capitán Marín. 
El secreto . 
Juan León. 
¡ Duerme! Qi) 
El Ángelus. 
Los dos sin ños. 
El mensajero de paz. 
¡Madre mía! 
La cruz del túnel. 
Don Saturnino. 
¡ Pobres hijos! 
Policarpito . 

El joven Telémaco (refundición). 
El amigo Andrés (4). 
Dulces memorias. 
Mañana me cuso. 
Los limpiaos (5\ 



(1) En colaboración con D. Miguel Ramos Carrión. 

(2) Obra quemada en el incendio del Teatro del Circo ante3 de estre- 
narse. 

(b) Esta obra se titula en los carteles ¡Callad, que no se despierte! 

(4) En preparación. 

(5) En colaboración con D. Carlos F. Shaw» 



NO DRAMÁTICAS 

Obras festivas en prosa. — Cuentos alegren. — Madrid por dentro 
y por fuera (1). —Una señora comprometida (Segunda edi- 
ción). — Los dulces de la boda (Novela.).— Esto, lo otro y lo de 
más allá.— Soledades, (Poesías).— Flaquezas humanas (Cuen- 
tos y relaciones). — Noches en vela (Poesías) — Mis devocio- 
nes. — Mis contemporáneos. — Epigramas. — Malas costumbres 
(Poesías festivas). — Ellos y ellas. —El modernismo en Fran- 
cia. — Conferencias en el Ateneo de Madrid sobre Bretón de 
los Herreros. — París íntimo. —Recuerdos. — Corazonadas 
(Poesías nuevas). — Cuentos aragoneses. 



EN PRENSA 



EMORIAS DE CUARENTA AÑOS 

PUBLICACIÓN BISEMANAL CON GRABADOS 



(1) Obra en colaboración con varios escritores. 



Obras teatrales de D. Carlos p. Shaut 



La llama errante. 

Severo Torelli. 

El cortejo de la Irene. 

Las bravias (4.a edición).* 

La revoltosa (10.a edición). 

Los hijos del batallón. 

Las castañeras picadas 

La chávala (4.a edición). 

Don Lucas del Cigarral. (2. a edición; 

Los buenos mozos (2.a edición). 

El gatito negro. 

Polvorilla. 

La buena ventura (2.a edición). 

Los timplaos. 



ai tifiwü 

1 -. . ... fá¿^ 




CJI 




DO